¿Y si exigimos otras cosas en la UNAM?

Después de 12 días los encapuchados por fin liberaron la torre de rectoría de la UNAM no sin antes aceptar participar en una mesa de diálogo con las autoridades de la máxima casa de estudios. Los encapuchados leyeron un comunicado donde siguen insistiendo que la expulsión de estudiantes del CCH Naucalpan responde a intereses políticos.

Desde hace 12 días los encapuchados exigen el reingreso de los expulsados del CCH Naucalpan y la suspensión de los 12 puntos del nuevo plan de estudios del CCH, alegando que con estas medidas se destruye la visión crítica del egresado del colegio de ciencias y humanidades. Por un lado pueden estar en lo correcto, tal vez los 12 puntos (ahora 8), trate de quitar el sentido crítico que caracteriza al colegio, pero hasta ahora NO han dado un sólo argumento válido y sólido sobre esto, simplemente se oponen porque hay que oponerse. Dicen que el Fondo Monetario y el Banco Mundial están ahí metidos, pero, insisto, no hay un argumento válido sobre esto, sólo hablan y repiten como pericos lo que otros les han dicho. No veo dónde se elimina el sentido crítico del estudiante con clases de 2 horas y la enseñanza del inglés. Simplemente no lo veo.

El otro problema es que unos cuantos se sienten representantes de  miles. Por un lado exigen democracia en las instituciones, diálogo abierto y por el otro monopolizan la protesta al impedir un debate serio que contraponga sus ideas con otros estudiantes. Se lucha en contra de la privatización pero privatizan el derecho a elegir entre TODA la comunidad, pues unos cuantos quieren determinar si se aplican los 8 puntos para todos los estudiantes. Así de abiertos y democráticos son.

Unas ideas para estos revolucionarios quienes buscan convertirse en mártires:

¿Y si se exige que los maestros realmente impartan clases de calidad? Es un secreto a voces que muchos profesores (hay también muchas excepciones) del CCH ni dan clases ni cumplen y sólo se van a hacer gueyes en el aula. Eso no es importante para la protesta.

¿Y si se exige mejores laboratorios para sus prácticas? Hay demasiadas deficiencias en materiales, lo que dificulta el aprendizaje, pero eso tampoco es importante, mejores laboratorios han de ser cosa capitalista.

¿Y si se exige mejores servicios bibliotecarios? Por supuesto que eso no es nada importante para la protesta, los libros es lo de menos.

¿Y si se exige retirar los puestos ambulantes de las instituciones? Al ser una escuela y no un tianguis, no debería de existir esto, pero por supuesto que perder el sustento económico a base de la explotación del mobiliario tampoco es importante. Me olvidaba, ¿qué no estábamos en contra del capitalismo? Ya no entiendo.

¿Y si se exige que los maestros no los obliguen a comprar libros ni ir a obras de teatro para su beneficio económico? Por supuesto que eso no les interesa, si se puede pasar el semestre yendo a 5 obras y comprando un libro pues es más cómodo que estudiar. A poco no?

¿Y si se exige mayor seguridad para evitar abusos y robos dentro de los planteles? Eso no es importante, que cada quien se defienda como sea, aun cuando existe registro de golpizas y amenazas a estudiantes por no cooperar con su cuota. ¿Mejor seguridad? Es como contratar guarros, y eso sí es completamente capitalista.

¿Y si se exigen grupos reducidos? Salones con más de 50 estudiantes dificultan la enseñanza, pero como lo importante no es estudiar, qué más da si hay muchos alumnos y pocas bancas. Compartir una silla es lo ideal, una banca por cabeza también debe ser obra del fondo monetario internacional, y eso no lo podemos permitir.

¿Y si se exige la expulsión de porros identificados? Eso tampoco es importante, si no hay porros en la UNAM pues entonces la UNAM no sería lo mismo, hay que aprender a convivir con ellos. Seguro evitan la intervención del Banco Mundial, mejor tenerlos ahí.

¿Y si exigimos una verdadera autonomía y que gente externa no se meta en asuntos internos? Eso es impensable, sino como podrían justificar la intromisión de gente de la UACM como “apoyo”, eso tampoco es importante. ¿A caso no había clases en la UACM?

¿Y si se exige un máximo de 4 años para terminar el CCH? ¡Nooooooooooo! Impensable, cómo se le va a quitar el derecho a “estudiar” indefinidamente al pueblo, aun cuando la UNAM siga gastando en su educación y se tarden más de 10 años en terminar. Si se exige un máximo para concluir estudios estamos respondiendo a intereses del Fondo Monetario, no, impensable.

Se me ocurren como otras diez, pero por el momento creo que son algunas cuestiones que pueden poner en la mesa de diálogo quienes, cobardemente encapuchados, tomaron rectoría sin otro pretexto más que exigir se cumplan unos caprichos. Pero como es un sueño pacheco, obvio no estarán tomadas en cuenta. Ni modo.

Commentarios

commentarios

One thought on “¿Y si exigimos otras cosas en la UNAM?

  1. No tengo nada en contra del idealismo juvenil y universitario puesto que yo también tengo ideales y soy estudiante de la carrera de Comunicación, extenderé mi punto de vista ante estos hechos que aquejan a la comunidad universitaria y al pueblo mexicano en general.

    “Carta a los encapuchados”

    Partiendo de una “justicia” que exigen no se ponen a pensar que injustamente están perjudicando a otros que también tienen y exigen lo mismo que ustedes. No dimensionan las consecuencias de sus actos y dudo mucho que respondan de una manera madura y a la altura para responder por ellos.

    Citaré a José Revueltas: (y miren que sí sé quién fue)

    “Nuestra causa como estudiantes es la del conocimiento militante, crítico, que impugna, contradice, contraviene, refuta y transforma…”

    Sean más críticos y dejen de lado la “violencia” de la que están siendo partícipes anteponiendo un “ideal” que no tiene, para mí, causa ni fundamento; la expulsión de los compañeros del CCH es consecuencia de sus actos que para la autoridad universitaria no están permitidos y agreden a la comunidad estudiantil y a la sociedad en general, no hablaré de moral, cada quién sabe como se maneja en la vida, pero hasta donde yo sé a una institución académica se sabe a lo que se va y en cuestión a lo que ustedes van, dudo mucho que sea a adquirir un conocimiento crítico, militante, que impugna, contradice, contraviene, refuta y transforma… Mucho menos si llevan consigo petardos o cualquier “arma” que no sea un libro.

    Esos ideales de los que se jactan, suenan más a caprichos y miedo infundado ante lo evidente; una verdadera lucha unifica las ideas, no las divide; es una lástima que la máxima casa de estudios y una de las universidades de mayor prestigio en La América Latina viva cosas como estas. Se han preguntado ¿cuántos estudiantes hemos querido entrar ahí? -Para estudiar y ser hombres y mujeres (en toda la extensión de la palabra) que luchen sí, pero que luchemos sin capuchas, luchar por lo nuestro, pero con acciones que beneficien a nuestro México y no haciendo pintas y saqueando algo que en teoría es suyo y de todos- ¿por qué ustedes que tienen ese privilegio, no lo aprovechan?

    Pienso que están muy confundidos (yo muchas veces lo he estado), saben que están haciendo las cosas mal y se empecinan a seguir haciéndolas mal, pero bien se dice por ahí: “la juventud es una enfermedad que se cura con el tiempo” aunque esta cita no nos exima de nuestros actos y responsabilidades; deberían saber o decirles que no existen sólo ustedes, que existen leyes, reglas y normas para la interacción y convivencia social. Y que en cuestión, las leyes, reglas y normas no están hechas para romperse; sino para seguirlas. Y el día que las rompan, seguro habrá una consecuencia, sino están de acuerdo con ellas lo más lógico que podrían haber hecho es proponer a las autoridades para que se hiciera una reforma a ellas, siendo estudiantes estoy convencido que saben escribir, redactar, pensar, argumentar; las cosas se hacen bien o mejor no se hacen.

    A lo que ustedes llaman represión no es otra cosa diferente de lo que ustedes exigen; justicia. No es concebible que un puñado (esa es la palabra) de alumnos hagan un caos sin que nadie les diga nada, que se tomen libertades que afectan a terceros y que sean ustedes mismos quienes dañen y desprestigien a la Universidad. Es como pensar que no quieran a su madre.

    Bien, pues no tengo un pliego petitorio ni una capucha para ustedes, sólo tengo, al igual que muchos este canal para expresar mi opinión y dar mis argumentos ante esta problemática, deberían saber que los medios son necesarios para acortar la brecha de todo tipo entre las culturas y pueblos del mundo. Seguro han escuchado el término “Aldea Global” Además, estoy seguro que son ustedes quiénes siempre se están quejando de que los medios de comunicación; que sólo dicen lo que les conviene, que no los escuchan, que no atienden etc. ¿Por qué no dejarlos entrar y correrlos del lugar?… ¿Será miedo? ¿incapacidad de exponer sus argumentos? Pienso que todo esto es manejado a su conveniencia; sin objetividad ni criterio.

    Para finalizar y esto lo digo con todo respeto, el vocero debería saber leer a la perfección, comento esto porque estas pequeñas cosas, restan mucha credibilidad y afectan directamente la imagen de su “movimiento” es ahí cuando la población se da cuenta quienes son los “estudiantes” que exigen y tienen secuestrada a la UNAM. Hagan honor a su escudo y su lema “Por mi raza hablará el espíritu”

    Cálidos sean los saludos, reciban un abrazo fraternal y si en algún momento quieren caminar hombro a hombro con los mexicanos que de verdad deseamos un país digno de nosotros, aquí estaremos.

    ATTE: Kikemar (Rojo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.