Y ahora es Texas.

En menos de una semana Estados Unidos se ha vuelto el centro de atención mundial. Primero fue Boston y ahora es West Texas cuando una planta de fertilizantes explotó matando a por lo menos 60 personas y dejando heridas a más de 100. Sin saberse hasta el momento lo que causó la tragedia, la explosión fue comparada con una bomba atómica, pues decenas de casas fueron destruidas y se sintió un temblor de más de 2 grados en escala de Richter.

Entre 10 y 15 edificios fueron completamente demolidos por la onda expansiva y se prevé que el número de víctimas supere los 50. La comunidad de Waco supera apenas los 2500 habitantes y todos han sido desalojados previendo una segunda explosión.

Commentarios

commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.