¡Es la GPL, idiota!

Por qué las cuatro líneas de la General Public License son el texto más importante y revolucionario de nuestro tiempo. Hace ocho años tuve el privilegio de codirigir un festival…