Rincón de los recuerdos: Dream Theatre. Scenes from a Memory

Una de las bandas más estudiadas en la historia de la música sin duda alguna es una de las mejores bandas del mundo, una de las bandas que marcan historia y cuyos álbumes se vuelven clásicos instantáneos. Dream Theatre incursionó en el mundo musical con un disco épico que cambió el concepto de “Progresivo” para siempre. Egresados de una de las más prestigiosas escuelas de música en el mundo, los 5 integrantes supieron combinar talento con genialidad y estudio para producir, crear, editar discos dignos de los más grandes.

Scenes from a Memory es de esos discos que se tienen que escuchar más de 10 veces para entender el concepto musical que se hace referencia. Y se escucha más de 10 veces no tanto por su complejidad, sino por la genialidad en las composiciones, por sus contrastes musicales, por sus cambios de tiempo, por sus letras profundas, por sus destiempos continuos, porque cada instrumento es tocado con tal maestría que muy pocos se atreven a imitarlos.

Una historia que contar a través de la música al puro estilo de ópera rock fue lo que Dream Theatre desarrolló durante varios meses de grabación para dejar un álbum clásico. La historia comienza con Nicholas escuchando el reloj y una voz que lo invita a relajarse, a entrar en trance para una regresión. Strange Deja-Vu, la tercera canción, menciona esa extraña sensación de haber vivido algo en sueños; el sueño es de lo más extraño, aunado a la música y los cambios de ritmo hacen de esta canción en específico una delicia auditiva imposible de dejar de escuchar. La voz de James Labrie es perfecta para el momento creado por Mike Portnoy en la cual esa extraña sensación se vuelve parte irrevocable de la vida humana.

La sensación de cada canción nos remite a una historia protagonizada por Nicholas quien debe descubrir qué es lo que lo llevó a ese trance y a pensar en el hipnotismo, descubrir un pasado trágico y ver el desenlace de la historia.

Fatal Tragedy revela quien es Victoria y su papel en la “obra”, porqué se ubica en 1928, es ahí cuando nos damos cuenta del porqué de la regresión. Descubrir quién es Victoria y qué ocurrió con ella. El fondo tranquilo que poco a poco irá subiendo es una característica de Dream Theatre que pocas bandas se atreven a hacer. John Petrucci y Jordan Rudes hacen sus solos de manera magisterial y dan una cátedra musical.

El segundo acto comienza con “Home”, nos ubicamos en los 20s del S.XX y poco a poco seguimos descubriendo esta maravillosa historia de Victoria y Julian Baynes, su desamor provocado por el exceso de alcohol y lo que ella hace para remediar la soledad en la que está sumergida. Sin duda alguna la sinergia entre letra, música y efectos de sonido dan a la historia una atmósfera envidiable para todo grupo musical.

El disco nos hace viajar entre el presente y el pasado con grandes cambios musicales, distintas voces y una historia bien contada de la mano de Petrucci y Portnoy, genios y líderes de la banda. El álbum es una obra de arte como pocas, uno de los discos básicos de cualquier fonoteca y un referente obligado para millones de músicos. Desgraciadamente tanto la banda como el álbum parecen ser poco apreciados en la industria mainstream, pues aunque han vendido millones de copias, la atención de la prensa no es la esperada, tal vez por la poca cultura musical de los periodistas o por el poco interés de las mismas estaciones de radio. Pero sin lugar a dudas, Scenes from a Memory está destinado a ser uno de los grandes del S.XX

Commentarios

commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.