Por qué ser mainstream es bueno

Si eres uno de esos hipsters tendenciosos wannabe que cree que cuando algo que se vuelve popular automáticamente se convierte en algo malo, que los grupos que firman con una gran disquera se “vendieron” y ya no merecen ser escuchados por nadie, que cuando una zona se vuelve multitudinaria pierde su esencia. Si eres de esos que se ponen a ver cosas under (aunque no te guste) para ser “original”, que sufres demasiado por encontrar algo único en tu vida y tratas de marcar moda para que otros te imiten, te volteen a ver y hablen de ti, tal vez esto te aclare algunas cosas.
Los grupos que firman con una disquera grande han demostrado que su música vale la pena ser escuchada por alguien más que 15 asistentes a un barcito en los barrios bajos. Gracias a la firma con una disquera grande ellos pueden seguir haciendo música y nosotros consumirla; pueden seguir sacando más discos durante varios años multiplicando las buenas rolas y ampliando nuestra lista de reproducciones. ¿de qué forma hubiéramos conocido a tantos grupos que hoy son legendarios? Y por supuesto, muchos de esos grupos jamás los hubieras conocido si una disquera nunca los hubiera firmado.


Por el contrario, quien dice que los “buenos” grupos sólo deben concentrarse en tocar para pocas personas conservando su esencia sin prostituirse para el capitalismo está negando la esencia máxima del intercambio no sólo monetario, sino simbólico, pues gracias a esto podemos conocer otro tipo de música, de cine, de arte, etc.
Al igual que los grupos, las películas “populares” no necesariamente son malas. Hay muchas, pero muchas excepciones que confirman esto. ¿Cuántas pelis salidas de festivales como el de Cannes nos llegan y son verdaderas joyas, aun cuando se vuelven extremadamente populares? El hecho de que Pulp Fiction de Tarantino sea mainstream hoy no la vuelve una mala película, al contrario, hasta parece que volverse muy popular lo ha motivado a escribir mejores historias. Gracias a esta masificación de sus películas hoy podemos ver más de este director, de lo contrario ningún estudio lo seguiría produciendo.
Las modas van y vienen y siempre encuentran un nicho para integrarse de lleno en la sociedad. ¿A caso los pantalones de mezclilla son malos porque son populares? Hoy tenemos una gran variedad de éstos para todos los grupos. Y quiéranlo o no, seguimos repitiendo esquemas en todos los sentidos, volvemos a lo retro, pasamos por lo under, nos conviene lo gótico; por supuesto que hay quienes se niegan a aceptar que son producto mismo de esa tendencia a la popularidad, pues de lo contrario se vestirían de la manera más X para pasar desapercibidos. Lo que pasa es que mientras más intentas ser diferente para distinguirte de los demás, más te acercas a imitar las tendencias que están marcando moda.


De una u otra forma TODOS nos vendemos al mejor postor, hasta los más dogmáticos freelance trabajan para alguien que les paga por un servicio, de amor al arte no se vive. En otras palabras, somos prostitutas de nuestra profesión. Si sigues convencido que el mainstream es malo para la producción original artística, deberías de pensar que si esa producción no satisface a varios corazones, simplemente no existiría.

Commentarios

commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.