Nosotros los nobles

Javi, Barbi y Cha son tres chavos que nunca han hecho nada de sus vidas, viven una vida de lujos que su padre les ha dado y están acostumbrados a los mejor que el dinero puede comprar. Su padre, un empresario exitoso, al darse cuenta que sus hijos son unos buenos para nada, les tiende una trampa y les hace creer que las acciones de la empresa han caído, que ya no tienen dinero y que tendrán que sobrevivir trabajando por su cuenta.

¿Qué hace interesante a esta película? Que el guión está muy bien hecho, sin estereotipos, sin pretensiones y mostrando las realidad como verdaderamente es. Dos mundo: por un lado la vida de lujos de los hijos teniendo absolutamente todo, dando muestra de cómo es, sin más ni menos. Por el otro lado, la caída, exponiendo un ambiente sobrio, el que viven millones de mexicanos día con día. Sin embargo eso no es suficiente, pues cualquiera creería que cuando llegan a los barrios bajos el albur y la vulgaridad salen a la luz pública. Resulta más que entretenido ver diálogos inteligentes fuera de lo que comúnmente vemos en el cine mexicano, sin groserías ni tonitos de naco, como estamos acostumbrados a ver.

Las actuaciones son buenas, a la altura, se ve la transformación de personajes bien justificada, de la prepotencia a la humildad pero con sentido. La dirección es más que acertada y por supuesto el guión es fabuloso.

Nosotros los nobles tal vez no gane ningún premio de la academia, pero sí nos hace ver que el cine mexicano puede proponer algo más allá de lo clásico, de las groserías y por supuesto, de los charolastras.

Commentarios

commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.