El idiota del pueblo: Vicente Fox

Una vez más el viejito loco que gobernó el país figura en esta sección por sus grandes comentarios elocuentes, inteligentes, atinados. Y no, en esta ocasión no es por una pendejada relacionada con la mota y su legalización, ni con el Chapo y los zonzos que se cuestionan si el lo liberó. En esta ocasión es referente a Oceanografía y sus hijastros, los niños Bribiesca Sahagún.

Resulta que cuando el viejito marihuano gobernó el país los niños Bribiesca saltaron a la fama porque de la noche a la mañana se volvieron millonarios, hicieron jugosos negocios y se volvieron bien populares entre empresarios que querían un favor. Por supuesto que igualmente de la noche a la mañana salieron muchos amigos que querían hacer negocios legítimos bien lucrativos con ellos, por supuesto por su posición política, no por ellos, o apoco cree que son tan buenos que ellos solitos hicieron todo? Por supuesto que su mamá, la señora primerísima dama Martha Sahagún los ayudó un poquito, como cualquier madre lo haría para ver como sus hijos triunfan en la vida. Una pequeña ayudadita que les dio grandes ganancias.

Ellos fungieron como “enlace” en los acuerdos entre Oceanografía y PEMEX para ganar licitaciones y servirle al país, a la nación, ayudarle a PEMEX como un buen mexicano lo haría, como buenos patriotas que son al servicio del pueblo. Pero resulta que como todo en la política, y recalco, TODO, el tráfico de influencias, la corrupción, la prepotencia, pudieron más que la ley, como siempre, y Oceanografía ganó todo lo que podía ganar, sus dueños se hicieron todavía más millonarios y los niños Bribiesca Sahagún salieron beneficiados.

Hoy que ha salido a la luz el cochinero de Oceanografía y como los panistas están embarrados de caca hasta el cuello, resulta que el viejito loco salió al quite de sus hijastros para defenderlos como cualquier padre lo haría. Por supuesto que no hay mayor interés que demostrar que son inocentes porque él lo dice; los contratos ilícitos no tienen vela en el entierro, el tráfico de influencias de su esposa tampoco, los tratos en su gobierno menos, Fox sólo está ahí para limpiar el nombre de la familia.

Por supuesto que también está embarrado hasta la cabeza, pues fue en su gobierno que la empresa consiguió subir sus activos, en otras palabras saltó a la fama. Pero Fox, como toda la vida, niega lo que es evidente, se hace bolas en sus declaraciones, defiende lo indefendible, se hace re pendejo cuando lo cuestionan y hasta se enoja cuando ya no tiene salida. Así de grande es su intelecto para responder preguntas y enfrentar una crisis de este tipo.

En fin, el idiota del pueblo lo gana con creces una vez más Vicente Fox por ser tapadera de uno de los más grandes fraudes de la historia reciente del país. Tal vez él no sepa qué ocurrió, pues como alguna vez declaró, le dejó el changarro a Martha, así de magnánimo fue su gobierno.

Commentarios

commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.