El idiota del pueblo: Gustavo Madero y el PAN

Resulta que después de tan magnífica actuación en las elecciones pasadas, el Partido Acción Nacional busca “reinventarse” y acercarse a la gente para no repetir el gran oso que hicieron hace más de 7 meses. Después de haber tenido la presidencia por doce años, ni la candidata ni el partido lograron tener una digna representación ni en el congreso ni en los estados ni en nada, en otras palabras, pasaron de estar en la cima a un deshonroso tercer lugar.

Resulta que el sábado se organizó la Asamblea Nacional de ese partido con miras al futuro, tomar acuerdos, ver perspectivas y todas esas cosas que ahí se “cocinan” para ser un partido diferente (como su candidata), estar cercanos a la gente, proponer soluciones y por supuesto, reformarse para las próximas elecciones y que ya no les vaya tan mal, o que el ridículo sea menos.

Resulta que a tan mentada asamblea no acudieron todos los que debían, no llenaron la Arena Ciudad de México y por falta de corum se tuvo que suspender hasta nuevo aviso. Gustavo Madero, todavía presidente del PAN, por obvias razones, no mencionó el fracaso de la asamblea ni del partido, mucho menos va a aceptar que pasan por una GRAN (en mayúsculas resaltadas) crisis de identidad, de credibilidad y por supuesto de acercamiento a la ciudadanía. Por supuesto que en sus cabezas sólo cabe el pretexto e inventar una y mil excusas para justificar por qué no pudieron reunir a un mínimo de asistentes para poder celebrar tan magnánimo evento.

Las imágenes son más que claras, pero incluso aunque ni hubiera imágenes, la lógica indicaría que por falta de asistencia se tuvo que posponer hasta nuevas fechas lo que seguramente llevaban algunas semanas planeando. Butacas vacías, delegaciones incompletas, los achichincles ni hacían ruido, los paleros tampoco estaban presentes, las batucadas que son tan socorridas quesque para que sepan que sí hay apoyo tampoco sonaron como debían, en fin, un completo desastre para un partido que se jacta de ser una gran fuerza política cercana a la gente. Sólo ellos, como los otros dos partidos, se la creen.

Pero esto no es nuevo, recordemos que en plena campaña presidencial, la propia candidata (¿alguien se acuerda cómo se llamaba?) tampoco pudo llenar en algunas ocasiones los recintos alquilados para sus eventos, generando en las redes sociales más de una burla y mostrando que el músculo está más débil que nunca. Se supone que después del descalabro en las elecciones el PAN se iba a reformar, iba a cambiar de estrategia y volvería a la cima de la que tan pronto se marearon, pero resulta que les ha salido lo contrario, ni llenan, ni jalan gente, ni están con el pueblo, ni los escuchan, ni nada.

El Idiota del Pueblo de esta semana lo tiene bien merecido el PAN y su ¿líder? Gustavo Madero por no poder poner orden en casa, por lograr deshacerse de miles de militantes, por no poder afiliar a más gente que sus familiares, porque ni siquiera Vicente Fox se siente ya panista y finalmente porque Gustavo Madero trata de tapar el sol con un dedo, aparentando que todo está bien cuando la realidad es más dura que su percepción.

Commentarios

commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.