Battlefield 4, o cómo sentirte dentro de la guerra

Espectacular. Esa es la palabra que nos vemos obligados a utilizar para definir el resultado que ha conseguido el equipo de desarrollo de EA Digital Illusions CE con el juego Battlefield 4. Su esfuerzo para superarse de nuevo en el género FPS es digno de aplauso, por decirlo de alguna manera, porque el juego al que han dado forma rompe los esquemas de una manera constante. Para quienes todavía duden sobre qué título de guerra deberían comprar en este final de año, a elegir entre las nuevas entregas de las dos franquicias líder del mercado, Battlefield y Call of Duty, les podemos decir claramente y sin ningún tipo de tapujo que Battlefield 4 es la opción más lógica.

Electronic Arts sabe mucho de hacer felices a los jugadores. Lo lleva haciendo desde hace más de 2 décadas con FIFA y con esta entrega de Battlefield también consiguen alegrarnos el día. La combinación de modo campaña y modo multijugador es justamente tal y como la habíamos imaginado. El modo campaña son más de cuatro horas de partida, y no estamos mirando a nadie,Call of Duty: Ghosts, incorporando novedades sólidas y un ritmo de combate de los que de verdad te hacen sentir dentro de una historia bélica de interés. La modalidad multijugador, aunque depende de la versión que probemos, permite una serie de partidas multitudinarias en las que es inevitable sentir que estamos en combate real.

Battlefield 4 es intenso hasta decir basta. En las versiones de PC, Xbox One y PlayStation 4, es decir, las que aprovechan el potencial de la nueva generación de los videojuegos, se reúnen un total de 64 jugadores simultáneos en el campo de combate, divididos en equipos de 32 personas. ¿Os imagináis lo que es tener a 64 tipos pegando tiros a diestro y siniestro de manera organizada y haciendo uso de todo tipo de vehículos y armas? Es algo que merece la pena experimentar, porque engancha y redefine de forma muy clara nuestras exigencias dentro del género de los shooters en primera persona.

Nos encanta entrar en el modo espectador de la modalidad online y ver las auténticas refriegas que se montan entre esos 64 jugadores que se están dejando la piel para ayudar a sus compañeros y acabar con sus enemigos de manera violenta. Battlefield 4 es una experiencia distinta que, como decimos, te hace replantearte muchas de las cosas que has estado haciendo hasta ahora en el género de los FPS. Porque esto sí parece guerra de verdad. Sobre todo por todo el tema relacionado con los vehículos. No nos limitamos a correr por tierra y usar armas de multitud de estilos, que son muchas y muy variadas, ni tampoco a usar coches, sino que tenemos también vehículos que avanzan por otros terrenos. Si nos gusta atacar por el aire nos lo vamos a pasar en grande haciéndolo.

La guerra en Battlefield 4

Se nota, eso sí, que Battlefield 4 va a recibir muchos contenidos en el futuro. Los usuarios deberían ir preparando la tarjeta de crédito para pagar las ingentes cantidades de DLCs, misiones, modos multijugador y otros elementos que llegarán en formato descargable. Es una realidad que resulta más o menos dolorosa, pero que al menos impedirá que en 2014 se lance Battlefield 5, cuando la otra saga bélica del sector sí tendrá una nueva entrega. Son puntos de vista diferentes y siempre nos queda tomar la decisión de no descargar contenido adicional y limitarnos a seguir jugando con las características básicas.

No nos olvidamos del modo campaña, que ahora llega a tener zonas muy propias de estilo sandbox, para que nos sintamos más dentro de la ambientación y lleguemos a tener un poco de angustia por sentirnos perdidos y abandonados. También es destacable la forma en la que podemos dar órdenes a los compañeros, marcando los enemigos a los que deseamos que ataquen. Se han implementado algunas novedades muy adecuadas, pero lo mejor es la dirección cinematográfica del juego. No estamos ante un juego con la exquisitez de Uncharted, pero hay que reconocer que el equipo de EA Digital Illusions CE se ha puesto manos a la obra para que vivamos escenas de lo más variopintas y espectaculares.

Gráficamente los usuarios de Xbox One y PlayStation 4 van a notar mucho las diferencias técnicas respecto a la generación previa de consolas, mientras que en Xbox 360 y PlayStation 3 el apartado visual es más que consecuente. La marca de la casa: el destrozar escenarios y estructuras, sigue siendo un factor tan determinante como antaño, evitando que nos protejamos en zonas que se pueden romper y permitiéndonos acabar con paredes y muros a voluntad. El juego acompaña todas sus virtudes jugables por gráficos a la altura de las circunstancias, así como por una banda sonora que rompe esquemas. Las voces incluyen a personajes públicos como Imanol Arias, que tampoco es que encaje en el planteamiento de una forma extrema, pero ahí está para ayudar un poco a la promoción del juego. Battlefield 4, sin duda, es una buena recomendación.

Fuente: gameover

Commentarios

commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.