Tercera llamada: Obsesión Infinita se va.

Yayoi-Kusama1

Después de 4 meses de maravillarnos con esta exposición, la primer retrospectiva de Yayoi Kusama en América Latina, da adiós a México el próximo 18 de enero. La pintora, oriunda de Matsumoto, Japón, ha conquistado cientos de corazones capitalinos con sus impresionantes obras y salas, siendo así una de las exposiciones más comentadas, en donde sus visitantes (en esta última semana), han hecho filas desde la madrugada para poder apreciar el minimalismo, la cultura pop y arte feminista que destacan claramente en sus pinturas, esculturas, videos, diapositivas e instalaciones, que abarcan desde sus inicios, el año de 1950 a la actualidad.

Pasando por Argentina y Brasil, Obsesión Infinita llega al Museo Tamayo con la intención de explicarnos lo contrastante que puede resultar el universo, su principal tema dentro de la misma. Pretende además enseñar a una Yayoi occidental y rebelde, y totalmente deprimida. Las obras e instalaciones más sobresalientes son Walking on the Sea of Death (Caminando en el mar de la muerte) de 1981, que es continuidad de piezas de los años 60; consiste en un peculiar bote de remos con incrustaciones en color plateado dentro de un cuarto oscuro, explicando así a la muerte y el último viaje. Sobresale la serie Infinity Net (Red Infinita), iniciada a partir de 1940, cuyo tema son los semicírculos y lunares, que con el paso del tiempo, la artista reconoció como su motivo de alucinaciones.

Las dos salas más visitadas son Infinity Mirror Room / Phalli’s Field (Sala de espejos del infinito / Campo de falos), en donde abunda la representación del espacio infinito y una experiencia que recrea la psicología de Kusama, donde se aprecia el dolor que la ha acechado a lo largo de su vida.

Y a todo esto, ¿quién es Yayoi Kusama?

Desde muy joven, Kusama se inició con trabajos poéticos y semiabstractos en papel, pero siendo insuficiente el tipo de arte en su país, optó por el occidente, haciendo en 1957 su traslado a Nueva York para dejar la pintura e iniciarse como escultora, cuyas obras son conocidas como Accumulations (Acumulaciones). Utilizaba además objetos de uso cotidiano como bolsos, sillas, escaleras y otros artefactos. Tras su regreso a Japón en los años 70, decidió recluirse en una institución psiquiátrica, donde vive hoy en día. Hoy, contando con 85 años, Yayoi Kusama se ha convertido en la artista más trascendente de su natal, logrando así que Obsesión Infinita, además de México, continúe viajando por el continente, donde tiene su siguiente parada en Perú.

Quedan muy pocos días para apreciar su maravilloso arte; lo recomendable para aquellos que realmente desean asistir es llegar desde muy temprano. Obsesión Infinita se encuentra en Paseo de la Reforma esquina con Gandhi, en la colonia Polanco Chapultepec .El costo de la entrada es de 19 pesos y los estudiantes con credencial, entrada libre.

Commentarios

commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.