Ta malita Elba?

Resulta que cuando están afuera haciendo y deshaciendo a su antojo, robando descaradamente, sintiéndose impunes ante las leyes, no les pasa nada, están fuertes y vigorosos. Pero cuando los agarra la ley, los enjuician, pasan algunos meses en la cárcel, de pronto se enferman de gravedad impidiendo que los juicios procedan porque simplemente no pueden ir a las audiencias. Elba Esther Gordillo se enfermó y fue trasladada a un hospital particular para que fuera tratada. Casualmente se da en la víspera de sus audiencias para comparecer y declarar porque ha robado durante muchos años tanto dinero del presupuesto del SNTE, qué ha hecho con todo eso y cómo va a proceder la ley para dejarla ahí un rato.
Pero además salta la pregunta si el mismo trato recibirán los internos ahora compañeros de la ex lidereza del sindicato. ¿Por qué con Elba los tratos siguen siendo de primera mientras que miles de personas que también esperan juicio tienen que tratarse en los servicios de salud de las cárceles? Elba Esther Gordillo sufre, y sufre mucho pues después de estar en la cima de la impunidad, de tenerlo todo, simplemente a caído hasta el fondo, y eso ha de doler. No ha de ser fácil sentirse la mujer más poderosa del país para después estar a la par de asesinas confesas, eso sí ha de bajar la moral y se ha de sentir más que humillante. Sin embargo lo que ha hecho no merece un castigo menor, y por supuesto tampoco merece un trato de primera cuando las demás internas siguen sufriendo las penurias del sistema penal mexicano.
Hoy Elba está enferma, lo que le impide asistir a sus audiencias, lo que nos hace pensar en qué valientes somos cuando tenemos todo, cuando los guarros nos protegen, cuando la ley nos cobija, cuando somos intocables. Pero cuando estamos en el otro extremo, simplemente nos damos cuenta de lo débiles que somos. Se acuerdan de Mubarak, Pinochet, Fujimori, y un sinfín de ex presidentes, dictadores, asesinos que cuando estaban en el poder hasta se les veía fuertes y prepotentes, y cuando se les enjuició, como por acto de magia enfermaron de gravedad. Qué casualidad que esto pase con quienes ostentaron un poco o mucho de poder.

Commentarios

commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.