Pages Navigation Menu

Se aprobó la Reforma Migratoria!!!

Se aprobó la Reforma Migratoria!!!

Hace unas horas apenas, el Senado de los Estados Unidos acaba de aprobar la Iniciativa de Reforma Migratoria, mejor conocida como la S.744… ¿Sabes todo lo que eso implica?
En realidad, desde hace unos meses está sonando en la prensa algo de la tal Reforma Migratoria, algo que unos tantos, tantitos, unos 11 millones de indocumentados residentes en los Estados Unidos han estado jode y jode para que suceda. Pues está sucediendo, pero la cosa no es tan facilita.

RM


¿Qué es la Reforma Migratoria?
Con más de 40 millones de extranjeros radicando, y 11 millones en estatus de indocumentados, los Estados Unidos son la nación por excelencia de la migración. Y por supuesto, el latino power encabeza a estos inmigrantes, junto con toda su fecunda descendencia. Durante años, se despreciaron a esos extraños seres que hablaban español y no se adaptaban, que trabajaban en el campo o en las tareas domésticas, pero poquito a poco, fueron cobrando mayor importancia. La minoría más grande en los Estados Unidos es la latina, y en primer lugar se encuentran nuestros connacionales, nada más y nada menos que con 12 millones de mexicanos radicando por allá, junto con sus hijos y sus nietos que en teoría son mexicanos-americanos (aunque muchos no cuentan con la doble nacionalidad por falta de trámites).

Cuando Obama llegó por primera vez a la Presidencia de los Estados Unidos en 2008, recibió fuerte apoyo de la población latina -claro está, no la población indocumentada, esa no vota, sino la que nació allá o está naturalizada, y prometió, juró y les hizo creer a todos que una Reforma Migratoria iba a pasar, y que todos se iban a beneficiar. Pero Obama no se esperaba la mayor crisis económica desde la Gran Depresión del 29, esto es, la crisis de 2009, y tampoco sabía que iba a tener que dirigir los esfuerzos a apaciguar conflictos bélicos, mucho menos imaginó que en determinado momento, se iba a enfrentar a la oposición republicana en las dos cámaras legislativas. Sí señores, también en los Estados Unidos hay grilla política y de la fuerte, también allá se dan discusiones acaloradas entre Republicanos y Demócratas, y hay que buscar el apoyo aquí y la alianza acá para que voten, todo es una negociación, me das de aquí y te quito de allá.

Cuatro años pasaron muy, muy rápido, y ninguna Reforma ni intento de nada pasó. Las elecciones de 2012 fueron sumamente competidas, y Obama pidió, cual esposo infiel, una última oportunidad, la definitiva, ahora sí que iba a hacer su reforma migratoria. Con una mayoría blanca dividida casi por partes iguales entre demócrata y republicana, iba a necesitar que alguien más le creyera. Y el 71% del electorado latino le creyó. También el asiático y el afroamericano, con porcentajes aún mayores aunque ellos son sectores más chiquitos, pero ahora lo que nos interesa más es el poder del voto latino.

Y el esposo infiel cumplió su promesa. Apoyó el proyecto de un grupo bipartidista de senadores, conocido como el Grupo de los 8, quienes redactaron una iniciativa de Reforma Migratoria, que pasó al Senado como la iniciativa S.744 (sí, la S es de Senado). La propuesta contiene cuatro temas centrales: seguridad fronteriza, legalización e inmigración legal, aplicación de la ley interna, y reformas a los programas no migrantes.

El segundo punto es el que habla del camino para la ciudadanía de los 11 millones de indocumentados. En lo particular, hablar de darles la ciudadanía a 11 millones me parece exagerado. La propuesta implica que a los inmigrantes que ingresaron a los Estados Unidos antes del 31 de diciembre, que se han portado bien y que cumplen un chorro de requisitos, pudieran obtener un permiso temporal de residencia renovable, que les permite estar en los Estados Unidos legalmente, un permiso de trabajo, la posibilidad de salir a visitar a sus familiares, una licencia de conducir, entre otros. El permiso dura 6 años, cuesta una lana, es renovable otros 6 años si probaste haberte portado muy bien, y después de los 10 años, te permite obtener una Green Card, o permiso de residencia permanente, y 3 años después, pagando otra buena feria, puedes hacer tu trámite para naturalizarte. No es precisamente un camino corto, pero sí otorga muchísimas mejores condiciones, frena las deportaciones que involucran separaciones familiares muy crueles, da chance de buscar un mejor empleo, entre otros.

También hay un apartado especial para los DREAMers, que son los que entraron a Estados Unidos cuando eran niños traídos por sus padres de manera indocumentada, y que ahora quieren estudiar la universidad o servir en las fuerzas armadas, y otro más para los trabajadores agrícolas. Para ellos, el camino a la ciudadanía es de 5 años, en lugar de 13, y sale mucho más barato.

El punto tres, de aplicación de la ley interna, implica un sistema de verificación de empleo, para que los empleadores no contraten a indocumentados. Hay cuestiones tecnológicas muy avanzadas que se piensan implementar.

El último punto habla del aumento de visas y la creación de otras nuevas, especialmente para trabajo altamente calificado (caza-cerebros), sistema meritorio de puntos (queremos a los más chingones), visas W para trabajadores agrícolas, facilidad en los trámites para cónyuge e hijos, entre otros.
El primer punto, que habla sobre seguridad fronteriza, lo quise dejar al último porque ha sido la moneda de cambio de las discusiones que tuvo el Senado durante estas dos semanas.

La discusión en el Senado
El 21 de mayo, el Comité Judicial del Senado aprobó discutir la propuesta S.744. Cuando llegó a manos de los Senadores, empezó la lucha por una serie de enmiendas, propuestas por algunos republicanos, que pedían mayor seguridad en la frontera, algunas de ellas de manera ridícula, y quitar el camino de la ciudadanía para los indocumentados. Estas dos semanas fueron intensas, la mayoría de enmiendas se rechazaron, pero hubo una crucial para dar desenlace a la discusión: una verdadera seguridad en la frontera. 30 mil millones de dólares serán empleados para fortalecer la frontera, con 40,000 patrulleros ¡12 militares por kilómetro de frontera!, aviones, 700 millas de barda doble reforzada súper dúper, tecnología térmica y toda clase de artefactos y tiliches que puedan asegurar que no pasa ni una mosca por la frontera. A cambio de esto, se mantiene el camino a la ciudadanía y se obtienen 68 votos a favor (60 eran suficientes).

Y ahora, a la Cámara de Representantes
¡Habemus Reforma Migratoria! Pero no sirve de nada, no hasta el momento, ya que aún debe de ser aprobada por la Cámara de Representantes. ¿Y quién creen que domina ahí? Los Republicanos. Los mismitos republicanos que hace dos semanas, votaron por quitar la Acción Diferida, que detenía las deportaciones para los jóvenes estudiantes. Los que discutieron hace una semana si la migración indocumentada debe ser considerada un crimen (actualmente es una falta civil, pero no penal). Los que están proponiendo que a lo mejor les dan permiso a los indocumentados de permanecer en su país, pero sin seguridad médica, la cual se paga con los impuestos que ellos sí pagan.

No nos adelantemos, ni pintemos que los republicanos son lo peor. No les conviene estar en contra de las minorías, pues es el electorado que más rápido crece, y que ha definido las elecciones desde hace varios periodos. Mejor veamos cuál es la propuesta que van a votar, y demos seguimiento a todos sus movimientos.

Por último
La Reforma Migratoria tiene sus pros y sus contras. La versión enmendada que fue aprobada hace unas horas, implica una militarización de la frontera que puede convertirse en fuente de violaciones a los Derechos Humanos de los que sigan intentando cruzar la frontera. Además, México debe reflexionar sobre las estrategias necesarias ante la estancia de miles de transmigrantes centroamericanos que no puedan cruzar, ¿qué hará con ellos? ¿qué política está diseñando para ese problema?

Todavía no es una victoria, pero sí un gran avance. Es muy posible que dentro de poco, la Cámara de Representantes proponga su propia versión, la discuta y la llene de enmiendas. Lo que sí esperamos, es que esto se traduzca en una oportunidad para millones de personas para trabajar, vivir sin miedo a deportaciones, a separaciones familiares, para continuar con sus estudios y cumplir los sueños en una nación a lo que, a pesar de todo, le han dado y les ha dado mucho.

Commentarios

commentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>