Pages Navigation Menu

¿Quiénes se beneficiaron con el #1DMX?

¿Quiénes se beneficiaron con el #1DMX?

Hace poco más de un mes fuimos testigos de los desmanes provocados por la toma de posesión de Enrique Peña Nieto y las formas arbitrarias de detención por parte de la policía capitalina. Hace más de un mes comprendimos que el viejo dinosaurio había regresado para cobrarse con creces los 2 sexenios que estuvo marginado.

Y hace más de un mes nos enteramos que la política que regiría los siguientes 6 años sería de criminalización de la protesta, detenciones arbitrarias y represión para todos aquellos disidentes del “nuevo” gobierno.

Desde San Lázaro hasta el Zócalo se vio como la protesta se convertía en disturbios, como los gritos se volvían bombas molotov y como la marcha pacífica se tornaba en estampida. Los medios, especialmente la televisión, y más específicamente el duopolio y la minicadena de noticias denominada Milenio, criminalizaban a todos, absolutamente todos los ahí presentes y se les clasificaba como viles vándalos, sin distinción alguna. Los inteligentes comentaristas dictaban sentencia y pedía a gritos poner orden en su singular papel de procuradores de justicia.

53sanlazaro201122012103023

Esos lectores de noticias que no estuvieron ahí presentes, que nunca están presentes en los hechos, denunciaban públicamente lo que veían muy cómodamente desde sus foros. Hacían análisis de lo que veían e inmediatamente hacían juicios acertados sobre lo que ocurría en las calles. Pretexto suficiente para volver a criminalizar al #YoSoy132 y tacharlos de pejistas ignorantes; otro “periodista” incluso los denominó criaturitas aunque luego tuvo que tragarse sus palabras al tener que criticar al presidente que tanto alabó durante 6 años.

Pero más allá de los medios que siempre buscan la noticia amarilla con tal de tener un poco más de rating, el nuevo gobierno fue el ganón al mandar un mensaje claro para todos aquellos que busquen, en la protesta, exigir lo que por derecho les corresponde. Las viejas tácticas se hicieron presentes con infiltrados registrados en los cientos de fotos y videos que están en las redes. “Manifestantes” que en momentos estaban atrás de las rejas de protección y luego frente a los granaderos fueron identificados plenamente, pero hasta la fecha no hay detenidos. El 68 y el 71 emergieron como ave fénix cuando se utilizaban infiltrados para provocar la manifestación. Se detuvo a una centena de personas, muchos de ellos en lugares lejanos a los disturbios, muchos de ellos por el hecho de reclamarle a la policía por las detenciones arbitrarias, pero a ninguno de esos “manifestantes” vestidos con pantalón café y un guante negro. ¿A quién respondían estas personas?

Marcelo Ebrar, ese que se dice de izquierda pero privatiza las calles y golpea pilotos de aviación, por obvias razones se deslindó de las acciones emprendidas por la policía, dejando entonces un gran vacío entre quienes dan las órdenes y quienes las cumplen. Julio Hernández, periodista de La Jornada, días después publicó una entrevista con un policía revelando lo que muchos sabíamos: la orden era detener a cualquiera. Pero en esa misma entrevista nos dimos cuenta de las formas y el fondo de todas estas acciones, pues mientras los que soportaron golpes, mentadas de madre, bombas molotov podían enfrentar juicio si se comprobaban detenciones arbitrarias, el ex jefe de gobierno reposa cabalmente en la impunidad que da haber sido servidor público y haberse vuelto rico de la noche a la mañana.

Por lo tanto, el #1DMX benefició a sectores importantes de la política menos a quienes se vieron involucrados directamente: los manifestantes y los policías siguen en la vaguedad de saber qué ocurre en un país donde la ley se aplica solamente para el que está arriba. Ni los azules ni los manifestantes están a salvo, responden a un sistema que solamente los utiliza y los desecha, poniéndolos a pelear por causas ajenas. Policías contra ciudadanos; manifestantes contra representantes de la ley. Pero nunca ciudadanía junta, sin colores ni distinciones contra políticos provocadores de desgracias. El sistema se benefició de la disputa entre dos sectores iguales, y mientras unos pueden perder el trabajo y enfrentar cargos, sus jefes siguen lucrando con el dolor y la necesidad, sin preocuparse por ellos.

 

@erickjuniorvd

Commentarios

commentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *