La mala suerte de Layne Stanley

Para quienes no lo ubican, fue el vocalista de Alice In Chains, y el 5 de abril de 2002 se dio la noticia de su fallecimiento a los 34 años después de una larga lucha contra las drogas. Fue miembro de una de las grandes bandas noventeras que le dieron sentido al movimiento grunge, pues su voz característica y su estilo oscuro los pusieron en la cima del estrellato de manera casi instantánea. Líder indiscutible e inigualable de un grupo que supo posicionarse como único, pues aunque él era la voz principal, el guitarrista Jerry Cantrel lo acompañaba en múltiples ocasiones formando un “dueto” vocal que le daban ese toque especial a cada una de las canciones.

Canciones como “Would?” “No excuses”, “Rooster” fueron inspiración para bandas actuales que trataron de imitar lo creado por estos cuatro músicos, pero sin duda alguna “Man in the Box” es la canción que más representa el sonido característico de Alice in Chains, las voces desgarradoras, la guitarra distorsionada, el bajo y la batería fuertes y potentes, dan la creación perfecta del grunge la cual bien podría ser una de las 5 rolas más grandes de los 90s.
La desgracia, más allá de su muerte, fue la fecha del acontecimiento, un 5 de abril, maldito 5 de abril, pues casualmente coincide con la muerte de otro grande, Kurt Cobain, líder de Nirvana, voz de una generación, un monstruo musical, y por supuesto, personaje más representativo del movimiento y ente más conocido que Layne Stanley. La noticia conmocionó al mundo de la música, pero desgraciadamente el día fue poco benévolo pues el dato que se repite cada año lo tiene como telonero indiscutible Nirvana.
5 de abril, muerte de dos grandes, y hoy recordamos a Layne Stanley por ser un personaje único característico de la escena musical de los 90s. Sin él no tendríamos lo que hoy escuchamos en la radio. Larga vida.

Commentarios

commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.