Pages Navigation Menu

Juego de Tronos: Segunda Temporada

Juego de Tronos: Segunda Temporada
Juego de Tronos es un fenómeno televisivo y literario de proporciones épicas. No es nada raro ver a alguien en el metro leyendo alguna de las entregas de la saga Canción de Hielo y Fuego, o escuchar alguna indeseable conversación acerca de eventos sucedidos en la serie en la cola de la cafetería de tu facultad, en un bar o en tu mismo grupo de amigos.
Sí, las conversaciones de Juego de Tronos son totalmente indeseables porque sus seguidores no conciben que haya gente como yo que lleve un retraso abismal con la medievalmente inspirada serie de la cadena HBO. Lo que muchos no saben es que lo único que me mantiene alejado de la actualidad juego de tronos es que el año pasado decidí leerme los libros antes de ver la serie para poder contrastar bien las dos versiones de la misma historia… Y sí, después de haber alcanzado casi un tercio del tercer libro, me he atrevido a ver la segunda temporada entera.
Y no, señores. Aún no sé qué demonios es la famosísima Boda Roja.
Ni quiero saberlo.
● Creador: David Benioff, D.B. Weiss
● Género: Drama, Aventuras.
● Reparto: Peter Dinklage, Nikolaj Coster-Waldau, Lena Headey, Emilia Clarke, Kit Harington, Liam Cunnigham, Stephen Dillane, Carice van Houten, Isaac Hempstead-Wright, Sophie Turner, Maisie Williams, Alfie Allen, Jack Gleeson, Sibel Kekilli, Richard Madden, Michelle Fairley,
● Duración: 3 temporadas (2011 – Presente)
● País de Origen: EEUU
Para las pocas personas que nunca hayan oído hablar de Juego de Tronos, esta historia tiene lugar en una tierra lejana y ficticia, donde la reciente muerte del Rey Robert Baratheon (llamado “El Usurpador”) y la falta de legitimidad de su supuesto heredero al Trono de Hierro, ponen patas arriba la Tierra de Westeros; en la que, de repente, hay múltiples demandantes del título de “Rey”.
Cual película ambientada en la época medieval, Juego de Tronos nos introduce en eso mismo: un juego entre distintas familias poderosas aspirantes al trono que, mediante alianzas, traiciones, rebeliones, secretos o venganzas, quieren destruir a sus mudables enemigos para ganar el más absoluto control. Todo ello situándonos en un ambiente de crueldad, pasión, sangre y promiscuidad, tan salvaje y crudo como atractivo y apasionante que, sin embargo, limita muchísimo la masa de espectadores que pueden verla (pero eso nunca fue un problema para la HBO…).
Daenerys Juego de Tronos
Habiendo dejado la primera temporada un buen sabor de boca, esta segunda entrega de una de las series más famosas del momento consigue aumentar la calidad de la misma tal y como la novela hizo con respecto al libro anterior.
Con más tramas abiertas en el frente, más personajes (y, por ello, una dificultad añadida para hacerse paso por ese confuso surtido de nombres, apellidos y títulos), más situaciones límite, más sangre y más disimulada épica, la segunda temporada de Juego de Tronos alcanza el puesto de serie indispensable y, lo más curioso de este asunto, es que esta producción no capta espectadores por sus batallas o sus inexplicables similitudes con El Señor de los Anillos (yo, personalmente, no veo que tengan nada en común), sino porque se trata de un drama hecho y derecho en el que personajes queridísimos – u odiadísimos – se enfrentan a la supervivencia de su familia valiéndose de armas más letales que la espada; las palabras.
Joffrey Juego de Tronos
Sí, que no nos vendan Juego de Tronos como una serie de acción constante y trepidante porque no lo es. Juego de Tronos es mucho más que eso; es una propuesta arriesgada basada en unos libros cuya calidad no recae directamente sobre los niveles de belicismo que sus párrafos posean, sino por ese juego tramposo, de astucia, palabras y egoísmo al que todos los personajes se someten para alcanzar lo que cada uno concibe como trono.
Recomendadísima.
● Lo que MÁS me gusta: su falta de necesidad de incluir efectos especiales asombrosos y batallas alucinantes para mantener a los espectadores interesados por el desarrollo de la historia.
● Lo que MENOS me gusta: la innecesaria abundancia de desnudos y situaciones subidas de tono que exceden el nivel de hasta la más pura de las series de la HBO.
Fuente: malditascdecine

Commentarios

commentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *