Granier ya duerme en la cárcel

Después de varias semanas haciéndose que la Virgen le hablaba, quejándose de dolores para no declarar, imposibilitado para ir a Tabasco y aclarar los desvíos de fondos, peculado y tráfico de influencias, Andrés Granier llegó primero a la PGR para luego ser notificado que iría a la cárcel, el reclusorio oriente.

Dado de alta del Hospital Ángeles donde permanecía internado, agentes de la PGR lo llevaron para una evaluación y comprobar que estaba en plenas condiciones para enfrentar la ley y notificarle de su detención; inmediatamente después fue trasladado al reclusorio oriente donde tendrá que declarar para deslindar responsabilidades.

Independientemente de lo que suceda con él, el “sospechosismo” de esto es muy claro. En plenas elecciones estatales y con el tema de la privatización de PEMEX en boca, el encarcelamiento de Granier nos lleva a mal pensar sobre la actuación de la PGR y los múltiples porqués sobre su actuación con otros ex gobernadores y políticos los cuales siguen intocables. Andrés Granier es un símbolo claro de corrupción priista, sus declaraciones sobre sus cientos de zapatos lo llevaron a estar en el ojo de huracán sobre el mal manejo de recursos y la posterior crisis que enfrenta Tabasco, el gran endeudamiento y los enriquecimientos ilícitos de varios de sus colaboradores.

Si se actúa con todos los ex gobernadores como se actúa con Granier, tendremos una cárcel muy familiar. El problema es que esto suena más a político que a justicia. Sí, es muy buena la actuación de la PGR al detener, enjuiciar y encarcelar a este tipo de ex gobernadores, pero es sólo la punta del iceberg de lo que realmente pasa en la política nacional, donde los que se salen del huacal son presa fácil de la “justicia” mientras que aquellos que siguen obedeciendo se pasean libres por el país.

¿El niño verde, Gamboa, Beltrones, Montiel, Moreira, Yarrington, y un sin fin de etcéteras también enfrentarán a la justicia? Creo que la respuesta es más que obvia.

Commentarios

commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.