El último Guacarock

A unos días de cumplir 30 años, la banda mexicana Botellita de Jerez anunció oficialmente su separación en palabras del propio Sergio Arau, el Uyuyuy, tras declarar diferencias irreconciliables entre los miembros originales. Como si se tratara de un divorcio entre estrellas de la farándula, la notica cayó como agua fría para los miles de fanáticos de la legendaria agrupación quienes esperaban (esperábamos) el concierto para celebrar 3 décadas de rock mexicano 100% guacarocker.
Esquela-y-texto-Botellita
En el comunicado, el propio Arau declaró que la banda ya no existe, que si no es con los 3 miembros originales (Paco Barrios el Mastuerzo y Vega Gil el Cucurrucucu) todo lo demás son farsas, en otras palabras que cualquier intento de los otros dos sería otra cosa menos Botellita de Jerez. Las razones verdaderas sólo ellos las saben, aunque en palabras de Arau fue “por incompatibilidad de caracteres y chingaderas”, lo que eso quiera decir. Lo que sí parece seguro es que la banda está desintegrada para siempre, que cualquier intento de arrejuntarla será un esfuerzo en vano.

Tendremos que esperar a las declaraciones de los otros dos miembros originales para ver qué dicen, si sueltan la sopa muy a su estilo o se quedarán callados y nos dejarán solamente con la versión del Uyuyuy la cual es muy enfática, no se pueden ni ver. La buena noticia es que si Caifanes se logró reunir después de tanto tiempo, y si la misma Botellita de Jerez anunció el último Guacarock en 1997, cualquier cosa es posible; no dudemos que en pocos años haya un reencuentro, la neta entre ellos la química es muuuuuuy buena y verlos en vivo debe de ir más allá de sus diferencias personales, chismes de lavadero, mentaditas de madre y todo lo que seguramente acostumbraban hacer fuera de los escenarios.
Mientras tanto, larga vida a la Botella y que este rompimiento sea temporal. O una broma muy a su estilo.

Commentarios

commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.