El último concierto de The Beatles

La historia seguramente muchos la dominan. Corría el año de 1969, el fin de la década hippie, mágica, de grandes cambios musicales estaba por llegar a su fin y The Beatles se preparaba para sacar un nuevo álbum. Sin embargo las tensiones en la banda, los descontentos de Harrison y las adicciones de Lenon mostraban que la banda no era la de antes, que la magia estaba por esfumarse y que la ruptura sería inminente.

La banda que había revolucionado la música, que se había convertido “más grande que Dios”, que había tocado todos los continentes, todos los corazones, se preparaba, sin saberlo en ese momento, para tocar su último concierto, el cual, además, se volvería emblemático, volvería a marcar época y sería a la postre un evento que miles de músicos hubieran deseado idear. El icónico “último concierto”, “el concierto en la azotea”, “The Beatles Rooftop Concert” sería una de las máximas expresiones de elocuencia y originalidad que el cuarteto de Liverpool haría. Sí, una vez más marcaban época, se volvían noticia y su popularidad los volvía a elevar al cielo.

El 30 de enero la azotea de Apple Records fue el escenario perfecto para hacer historia, para quitarse las tensiones que desde hacía algunos años ya tenían, para volver a tocar y hacer música como en sus viejos tiempos. El pianista Billy Preston los acompañó en ese último viaje que solamente duraría 40 minutos por las quejas de algunos vecinos. De haber sabido que sería el último concierto tal vez 2 horas no hubieran sido suficientes.

Lo demás es historia. La policía subió al techo y canceló el concierto. The Beatles se separaron para hacer carreras como solistas. Nunca volvieron a tocar juntos. La banda se convirtió en leyenda y ese último “ensayo” se volvió uno de los más aclamados.

Dos de las canciones más emblemáticas de ese día.

Commentarios

commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.