El idiota del pueblo: SEDESOL y Veracruz

Más que idiota del pueblo de la semana, este caso debería de renombrarse como los hijos de puta del año, pues lucrar con el hambre es algo que no sólo no tiene madre, sino que además es de lo más bajo que puede caer un político. Sabemos que es una práctica que cada que hay elecciones se aplica con maestría, que los programas sociales aparecen como acto de magia cuando algún candidato está ladrando por el hueso, y lo que está pasando ahora en Veracruz y la SEDESOL es la muestra máxima de que el nuevo PRI resultó más descarado que el viejo PRI. ¡Qué poca madre!

Resulta que la prosti… perdón, la secretaria de desarrollo social, Rosario Robles, ha declarado en múltiples ocasiones que no se puede lucrar con el hambre, que los programas no esperan a que pasen las elecciones y que por eso es fundamental apoyar a los menos favorecidos. Por este lado es más que bueno, es excelente, buscar por todos los medios darle de comer a millones de personas que cada día la sufren para llevarse un pan a la boca es más que prolífico para el país. Sin embargo, y la historia nos lo sigue demostrando, a estos gueyes lo que menos les importa es el hambre de esas millones de personas, pues el escándalo que acaba de salir a la luz pública muestra que tanto el gobierno de Veracruz como la propia SEDESOL “apoyan” a las familias mexicanas, siempre y cuando voten por el PRI. ¡Qué poca madre!

El PAN mostró unos videos y unos audios donde se aprecia, en más de 7 horas, las negociaciones entre los funcionarios priistas para comerciar con el hambre de las familias al más vil estilo mafioso; en algunos audios se escucha incluso cómo celebran que el PRI haya regresado al gobierno federal pues así tendrán más apoyo para “movilizar sus recursos”. En otras palabras, tienen más dinero para dar migajas a cambio de votos. Una despensa que vale $200 te la vamos a dar en $50 pero tienes que firmar y afirmar que vas a votar por los nuestros, y en 3 años nos volvemos a ver con la misma despensa. El tráfico del hambre, de la miseria, con tal de mantener el hueso. ¡Qué poca madre!

Dirán algunos que todos los partidos lo hacen, y es cierto, el PRD coacciona el voto descaradamente en el DF, su último bastión seguro; el PAN lo hizo durante 12 años cuando fue gobierno, pero ahora los audios muestran como el nuevo PRI no ha cambiado para nada, que el mesianismo sigue presente y la figura del político se deteriora aun más. Si quieres comer, si quieres recibir lo mínimo, tienes que afiliarte, ir a los actos políticos, recibir como dios al candidato, votar por nuestro aspirante, mostrar unidad y fidelidad, de lo contrario entras en la lista negra, esa en la que nadie quiere estar pues de lo contrario los humildes “apoyos” para la ciudadanía, simplemente no llegarán. ¿tienes hambre? Vota primero por el PRI. ¡Qué poca madre!

“No es fácil porque a veces damos el dinero a quien no nos va a responder y nos agarran de pendejos”, así de descarada es la declaración de Pablo Anaya, uno de los dirigentes democráticos del PRI quienes trabajan por el bienestar de la ciudadanía. La fidelidad es lo más importante y hay que cobrar todo y cada uno de los “favores” otorgados a la ciudadanía, o sea, ahuevo tienen que votar por los candidatos priistas. Los juegos del hambre están más vivos que nunca y estos hijos de puta saben cómo negociar con ellos, saben quienes deben ser favorecidos y quienes tendrán que dar más de una vuelta para ver si son candidatos a los apoyos. Si tu hijo tiene hambre, tienes que mostrar fidelidad al partido, sino, la calle es muy amplia para arrodillarte y pedir limosna. ¡Qué poca madre!

En fin, el idiota del pueblo renombrado como los hijos de puta de la semana se lo llevan la SEDESOL, Rosario Robles, el gobierno de Veracruz, Javier Duarte y el PRI en general pues siguen demostrando que les vale madres la ciudadanía, el desarrollo social, acabar con el hambre; les vale madres acabar con la pobreza extrema que impera en el país; les vale madres todo lo que promulgan en sus spots bien producidos los cuales cuestan muchos millones de pesos (para eso siempre hay dinero), lo que no les vale madres es mantener el poder a toda costa, así sea explotando la miseria de millones de mexicanos. Y como este caso, en todos los estados se hace lo mismo, con todos los partidos y en todas las instancias. ¡Qué poca madre!

Como dato curioso, el 30 de abril la cruzada contra el hambre organizará un concierto en el Auditorio Nacional, gastando obviamente varios millones de pesos, con el objetivo de demostrar que se está (lucrando) luchando contra el hambre. ¿Ya tienen su invitación? Pero lo más importante, ¿ya están afiliados al PRI?

Commentarios

commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.