El idiota del pueblo: Cárdenas y AMLO

Antes de que muchos izquierdosos hard core de hueso colorado un tanto embebidos por promesas inútiles comiencen a decir que somos unos vendidos, que somos peñabots, que somos pro Peña Nieto, que amamos televisa, que somos unos arrastrados, que estamos a favor de las reformas y todas esas mamadas que dicen cuando no tienen argumentos, permítannos expresarnos y luego nos mientan la madre.

El idiota del pueblo de esta semana lo ganan los dos líderes indiscutibles de la izquierda democrática nacional (aunque en 5 sexenios sólo haya habido dos candidatos por parte de esa izquierda plural) porque cada uno anda haciendo sus berrinches por separado dividiendo aun más a la izquierda apartidista, repartiéndose las plazas para sus manifestaciones y no logran consolidar realmente nada que nos lleve a estructurar planteamientos claros y sólidos en contra de las reformas que se están presentando.

En el 2006 el amable ingeniero Cárdenas decidió, así por sus huevos, no apoyar a AMLO en su candidatura a la presidencia, se hizo a un lado, lo dejó por su cuenta, lo abandonó, porque Cárdenas, representante de la democracia plural que caracteriza al PRD, pues no quería que alguien más fuera candidato a la presidencia, y como él no lo fue, pues que todos chinguen a su madre. El resultado ya lo sabemos todos: seis años de sangre.

Seis años después, AMLO volvió a ser candidato, también por sus huevos, y una vez más Cárdenas lo dejó sólo. El resultado: un pendejo como presidente.

Pero ahora que se necesita la unión entre todas las izquierdas, entre los sindicatos, entre las organizaciones, entre los mismos partidos, entre la ciudadanía, entre estos dos líderes (aunque duela siguen siendo líderes), resulta que estos dos sabios políticos no pueden ni siquiera ponerse de acuerdo entre ellos para actuar conjuntamente. Verdaderamente el reflector los tiene embobados, los dos quieren ser protagonistas en la defensa de PEMEX y los dos andan haciendo sus argüendes cual chacha de vecindad. Que si Cárdenas le ganó el mandado a AMLO haciendo una marcha una semana antes; que si AMLO lo hace él solo porque pura madre le pide al ingeniero; que si Cárdenas participa en foros donde dice lo que venimos escuchando desde hace mucho tiempo; que si AMLO también repite el mismo discurso de la mafia en el poder; que si los dos van y chingan a su madre.

¿Realmente necesitamos más discursos gastados sobre PEMEX después de TOOOODO lo que le hemos escuchado a estos dos? ¿Las marchas y manifestaciones que ambos están haciendo por separado realmente servirán de algo para detener la maquinaria priista, panista y perredista en su Pacto por México? Desgraciadamente las reformas están aprobándose, más rápido de lo que esperaríamos, mientras tanto estos dos personajes siguen dando discursos a sus seguidores leales los cuales ya están convencidos de lo malo que es privatizar PEMEX, siguen diciéndoles a su audiencia cautiva lo que ya saben, siguen desgastando su discurso entre la población mientras en las cámaras siguen aprobando leyes rompiéndole la madre al pueblo.

En 1988 Cárdenas tuvo la oportunidad de hacer un cambio real. No quiso ejercer más presión ni levantarse en armas. Sus buenas razones tuvo. En 2006 AMLO también tuvo su más clara oportunidad. No quiso ejercer más presión ni levantarse en armas. Sus buenas razones también tuvo. Pero ahora que les han roto la madre (democráticamente hablando) en más de una ocasión, ambos siguen enfrascados en el apoyo popular que ya no tienen y no representa una verdadera fuerza en las calles. Sí, siguen aglutinando masas, pero no son ni por mucho la cantidad de gente que tuvieron en 1988 y 2006. Hoy por hoy es mucho menos la gente que los acompaña cada que se les ocurre salir a manifestarse. Y aunque en el discurso dicen que van a luchar por México, que se van a partir la madre por nosotros, no vemos a ninguno de los dos marchando en otras marchas que no sean organizadas por ellos, no se unen a manifestaciones donde no sean los protagonistas, en otras palabras, o son ellos los líderes, cabezas y organizadores, o todos los demás van y chingan a su madre. Así de simple.

En fin, el idiota del pueblo lo ganan Cárdenas y AMLO, no por sus propuestas, compartimos algunas, sino porque simplemente no quieren dejar de lado sus egos y sumarse a las miles de organizaciones que también están luchando por lo mismo, por no querer unir a las izquierdas apartidistas, por querer ser ahuevo los protagonistas en todo, por no poder dejar sus diferencias, por no querer marchar juntos, por no haber hecho algo más cuando tuvieron oportunidad de hacerlo. La consecuencia es más que clara: aprobación de reformas, más madrazos a la economía familiar, y dos líderes que están muy cómodos desde su trinchera sin comprometerse a nada más. Bien por ellos.

Como dato. El año pasado se le preguntó a AMLO dónde estaba en 1968; sería muy bueno hacerle esa misma pregunta a Cárdenas. ¿Dónde estuvo en 1968, en 1971, durante el sexenio de Echeverría, de De la Madrid, cuando era priista? En fin…

Commentarios

commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.