Manifestacion afuera de la embajada de Mexico por chileno detenido

Un grupo de parlamentarios de la comisión de Derechos Humanos partirá a México para monitorear el proceso judicial en contra del músico chileno Laurence Maxwell, detenido el jueves pasado por participar en movilizaciones contra los 43 estudiantes normalistas desaparecidos en Iguala.

La decisión se tomó, recoge La Tercera, luego de que la instancia recibiera ayer a Alberto Maxwell y María Eugenia Ilabaca, padres del estudiante chileno de 47 años.

Al llegar al país azteca, el grupo de parlamentarios remitirá un oficio a la Cancillería para que ésta fiscalice el debido proceso y propicie la pronta libertad del estudiante.

Asimismo, la instancia acordó pedir una reunión con el embajador de México en Chile, Juan Antonio Meade.

“Se aprobó el viaje de comisión de Derechos Humanos a México, para que se concrete antes de este sábado. En las próximas horas afinaremos quiénes serán los designados para el viaje. Igualmente se solicitará a la Cancillería realizar todos los mecanismos del sistema internacional para reclamar la libertad y el debido proceso del estudiante”, señaló el presidente de la comisión, Hugo Gutiérrez.

“También solicitaremos una reunión con el embajador mexicano, pues existen muchas dudas en torno a esta detención”, añadió.

Tras su detención, Maxwell fue derivado el fin de semana a una cárcel de alta seguridad en Veracruz.

El domingo, la Procuraduría General de la República decidió mantener los delitos de tentativa de homicidio, motín y asociación delictuosa contra Maxwell y retiró las acusaciones de terrorismo y delincuencia organizada.

El músico chileno ha recibido una fuerte apoyo de familiares y amigos, quienes alegan una detención arbitraria.

La versión de la familia de Maxwell es que él estaba amarrando su bicicleta por donde pasó la marcha y, en medio del enfrentamiento de los manifestantes con la policía, lo detuvieron sin que tuviera nada que ver.

La abogada de Maxwell, Karla Michel Salas dijo, a La Tercera, que “Desafortunadamente aquí no solamente hay una acusación por parte de la Procuraduría General de la República que no tiene sustento jurídico, la gran complicación es el manejo mediático que se ha hecho del caso, específicamente de Laurence, donde han pretendido presentarlo como una persona violenta, como parte de un grupo de anarquistas, de un grupo delictivo que tiene la finalidad de andar causando destrozos, y eso es sumamente preocupante”.

La jurista agregó además que dentro del expediente se consignan las declaraciones de cinco policías, no no hay fotografías, ni videos que incriminen a los detenidos en los delitos que se les imputan.

Vía:theclinic