Pages Navigation Menu

Cuando EPN quiso censurar internet

Cuando EPN quiso censurar internet

Parece que regresamos a los 60s, hermosos años cuando el PRI gobernaba impunemente, manipulaba la información, tenía a su mejor soldado en el dueño de Televisa y castigaba a todos aquellos que osaban criticar el sistema. Pero llegaron los 70s y todo seguía igual que antes, Televisa continuaba siendo un fiel servidor del poder, las matanzas, masacres, desapariciones no eran nota en los medios y la crítica al sistema era cosa que simplemente no existía.

Los 80s tampoco fueron muy amigables con la sociedad civil. A pesar de que hubo revistas y periódicos que abiertamente criticaron al sistema (como también existieron en los 60s y 70s), los medios masivos seguían controlando absolutamente toda la información, y por supuesto seguían siendo firmes soldados del PRI.

Los 90s marcaron una gran diferencia, pues con la llegada de internet las formas de comunicación también cambiaron, ofreciendo la posibilidad de comunicarnos de distintas formas. Recuerdan MySpace, ICQ o Hi5? Los primeros blogs y redes sociales hicieron su aparición y definitivamente el mundo no volvió a ser el mismo.

Para el S. XXI internet es ya una realidad para millones de personas. Y aunque en México el acceso todavía es muy limitado, apenas un 30% de la población tiene conexión en sus hogares, la opción de comunicación crece, la producción de contenidos se masifica y cualquiera puede criticar, abiertamente, al sistema, lo que en décadas pasadas era impensable. Televisa ya no tiene el control absoluto de la información, ahora millones de ciudadanos decidimos qué ver y cómo informarnos. Los jóvenes de la generación Z nacen con internet y saben y dominan el medio, cada vez ven menos televisión y definitivamente Televisa no es una opción en sus vidas.

¿Qué ocurre cuando estos avances quieren detenerse? La ley de Telecomunicaciones propone, en su artículo 45, bloquear todos los contenidos, aplicaciones o servicio a petición expresa del usuario, cuando medie orden de autoridad o sean contrario a alguna normatividad. Esto significa que páginas libres, autónomas, críticas pueden ser bloqueadas, censuradas, impedidas para su función que es la de informar una realidad que simplemente Televisa no pasa.

Así mismo la ley en su artículo 119 dice a la letra: “bloquear, inhibir o anular de manera temporal las señales de telecomunicaciones en eventos y lugares críticos para la seguridad pública y nacional a solicitud de las autoridades competentes.” Esto significa que cualquier represión en una protesta no podrá ser difundida por Twitter, Facebook o Youtube. Una vez más Televisa tendrá la exclusiva de la cobertura a modo para difundir lo que a ojos de gobierno, debemos saber.

Desde antes de que Peña Nieto tomara posesión las redes sociales se han vuelto un enemigo a vencer, porque no ha podido “controlar” las críticas diarias a su mandato, a su ignorancia, a su poca cultura, a su poco efectivo gobierno. La sociedad, por medio de Twitter, Facebook y Youtube, principalmente, informa y demanda, critica y difunde contenido que los medios masivos no transmiten, abriendo la posibilidad de reflexión social y la crítica abierta al gobierno de Peña Nieto.

Desde su perspectiva, esto es un peligro para México, pues cada día más personas tienen acceso a la red, lo que conlleva a tener más críticos y a una transmisión de información distinta a lo que vemos en Televisa. Si la ley de telecomunicaciones pasa, miles de blogs, páginas, cuentas, videos desaparecerán porque “atenta contra la seguridad pública y nacional”. La represión en manifestaciones, la desaparición de personas, la crítica al gobierno dejará de existir. Las pruebas de corrupción de los políticos volverán a ser tema privado y la sociedad quedará, como hace décadas, al servicio de los medios masivos.

Por lo tanto, debemos actuar ya para que esta bochornosa historia no sea realidad y podamos, en unas semanas, decir abiertamente “Cuando EPN quiso censurar internet”. Sólo habrá que agregar unas palabras más: “y no lo logró

Commentarios

commentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *