Chucky está de regreso

¿Se acuerdan de Chucky como muñeco malo? Cuando salió la primera película el muñeco era diabólico, o sea, era muy malo. Chucky se volvió un ícono casi a la par de Freddy Krueger o Jason Vohoogees, la simple idea de tener un muñeco corriendo por tu casa con un cuchillo en la mano era bastante aterradora. Estamos hablando de 1988 y por supuesto que no estábamos tan enfermos como hoy y eso, verdaderamente daba miedo.

Dos años después salió Chucky 2, y el resultado no fue tan malo. El personaje seguía conservando su esencia, su negro sentido del humor, seguía matando porque si, porque así son los malos, no había justificación para la carnicería. Chucky 3 como que empezó a perder chiste. Una tercera parte de un muñeco malo ya no era tan atractiva. Aun así, Chucky seguía matando con gusto, atormentando al ahora viejo Andy y el personaje mantenía su espíritu de venganza, de sangre, de asesinar.

Pero vino La Novia de Chucky y fue casi el acabose de la franquicia. El muñeco malo ahora tenía sentimientos, se había enamorado, los asesinatos parecían de caricatura y más que miedo la cinta se volvió una parodia, algo así como Scary Movie pero versión chafa. Cuando salió El Hijo de Chucky fue la peor mentada de madre. Los ingenuos que aun seguimos viendo las películas creyendo que algo bueno iba a salir nos dimos cuenta como Chucky se autodestruía en un afán por caerle bien al público. Bien se pudo haber hecho una sexta película llamada La Muerte de Chucky, ya no había más para donde estirar al muñeco. De ser un maldito pasó a ser una parodia de sí mismo. De ser un asesino a sangre fría se volvió un papá que enseña a su hijo a matar, aunque éste no quiera. Finalmente dejaron morir al personaje porque ya no había para más. El público se había aburrido de esta caricatura.

Para este 2013 parece que Chucky regresa como era al principio: un verdadero hijo de puta. Un muñeco que vuelve a ser como nunca debió de dejar de ser. Un maldito que mata por gusto, que asesina con lo que encuentra, que pone trampas mortales, que aterroriza a todos fingiendo ser un simple muñeco para luego despertar y romperle la madre a todos.

La Maldición de Chucky será dirigida por Don Mancini, guionista de la primera película, algo que muchos alabamos pues regresa a su personaje al estilo que originalmente fue creado. La historia es lo de menos, lo pueden leer en las múltiples sinopsis de la red, lo interesante es que esta, seguramente, será, ahora sí, el final de una saga que bien pudo haber muerto hace ya varios años. Esperemos que Chucky realmente vuela a sus orígenes y nos quite de la mente esa imagen grotesca cómica que provocó más risas que miedo.

La película saldrá directamente en video olvidando las salas de cine. Tal vez los mismos distribuidores no le apuestan a este regreso. Habrá que verla para salir de todas dudas.

Commentarios

commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.