Alice in Chains – The devil put dinosaur here

Escuche por primera vez a los AIC en 1993 con su disco Dirt,que si bien era del ’92 no lo escuche hasta el verano del siguiente año cuando la locura del Grunge y Nirvanaestaba haciendo estragos en la juventud noventera. Para mi AIC representaba todo lo que se le quiso imponer a Kurt y compañía, Dirt era un disco sombrío, depresivo y totalmente honesto, así siguieron, el talento deJerry Cantrell para componer y tocar la guitarra, sumando a la voz y las letras de Layne Stanley hacían de esta banda lo mejor que había escuchado de la movida alternativa, incluso eran capaces de ser teloneros de grupos de Thrash Metal sin quedar mal parados en la audiencia, no en balde fueron los abridores del Clash of Titans(Anthrax, Megadeth, Testament entre otros) con un rotundo éxito.

Después de la muerte de Stanley se pensaría que AIC también estaba muerto, los cantantes siempre son los lideres natos de las agrupaciones y Layne sabia muy bien tomar ese papel. Sin embargo después de algunos años de receso donde Jerry se dedico a su carrera como solista, deciden buscar un nuevo cantante para retomar lo que se había quedado en el camino y que al igual que mucho, esperábamos ansiosos de ver si eran capaces de continuar. En 2009 después de mas de diez años sin disco y con un nuevo vocalista, William Duvall, sacan el disco Black Gives Way to Blue, un disco que si bien no tenia toda la mística que siempre rodeaba al grupo, incluso para algunos purista no eran sombrío, oscuro, fue un disco que no solo tuvo éxito., sino que los puso de nuevo en el lugar que les correspondían, no en balde el principal compositor seguía vivo y con mucha creatividad. Sin prisas pero sin pausas en este 2013, regresan al mundo del disco con un disco que recupera todo lo que le hizo falta en el anterior, incluido un poderoso sonido en las guitarras, con un Duvall mucho mas suelto -¿Sera que ya no siente la presión de ser el sustituto de Stanley?- y una sección rítmica poderosa machacante como en los viejos tiempos. The devil put dinosaur here, es un ejemplo de un grupo que se niega a morir, pero que tampoco quiere vivir de su pasado. Si bien siempre extrañaremos el dolor que era capaz de transmitir Layne, Duvall y compañía están a la altura de lo que fue y lo que sigue siendo. Un disco que mantiene esa extraña mezcla de metal, psicodelia a bajo galope, lento, oscuro. Como solo puede ser la Alicia en cadena.

¿Mis favoritas del disco? Voices, Lab Monkey, Phantom limb.

Fuente: frontline

Commentarios

commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.